Twitterland

Una visión personal sobre el mundo tuitero

Puede que la fiebre por los social media nos haga pensar que todo pasa en y por las redes, pero…

Después de pensarlo y repensarlo, abrí mi cuenta en twitter @RHBretin, no hay que estar por estar, las redes sociales hay que cuidarlas, porque no son redes, son personas, y eso requiere tiempo; primero, una temporada callada, observando y aprendiendo, luego ciertos debates y eventos que me apetecían hicieron que echara el vuelo y piara cual pajarillo.

Algunas conclusiones más o menos serias

LOS QUE PÍAN…

  • Intento seguir a “carahuevos” que no son “carahuevo”, gente interesante. En esta, mi comunidad, he descubierto perfiles muy afines a mí, tanto en lo personal como en lo profesional, personas que requieren desvirtualización, justo al contrario que en la vida real que a veces convertirías a algunas en hologramas.
  • Hablar “de tú a tú” con eminencias, mejor dicho, “de tuit a tuit”, humanizarlos a través de las redes, también cuelgan de vez en cuando una puesta de sol, no sólo de estrujarse el cerebro viven, compartir con ellxs, incluso enseñarles. En este respecto recomiendo encarecidamente a @guillermosolana, director artístico del Museo Thyssen, siempre sorprende con sus interesantes iniciativas y enseñanzas; y por supuesto, por la que me inicié en este mundo @aracorbo, mi gurú tuitera, una máquina de compartir contenido de interés, pero una máquina con alma y corazón.
  • Mención especial para las madres y los padres, tanto si es con perfil propio o si es a través de alguno de sus hijos que retransmite sus hazañas y dichos; se han convertido en grandes personaje de la red.
  • Los que alimentan su ego, ¡venga autobombo, venga autobombo!; no han entendido que esto no es cosa de uno, ¡hazte una página web!

LO PIADO…

  • Cuando de manera offline pido que me cuenten una historia suelo poner dos requisitos: “con pelos y señales” y “cronológicamente”, justo lo que twitter me da y no te digo ya storyfy
  • Debates, eventos, acontecimientos… a lo largo y ancho de este mundo, vividos en directo y participando de ellos.
  • ¿Os imagináis algunos sucesos mundiales si hubiera existido twitter? la caída del muro está ahí mismo y es impensable, del 11S no hace nada, nos daba escalofríos ver sms o mensajes en los contestadores, ¿cómo hubiera sido retransmitido por twitter?
  • Lo que yo llamo “metatuiter”, el porcentaje de tuits hablando de twitter es altísimo.
  • Contenidos de interés de cualquier materia, para que “lo piado” sea de calidad sólo hay que seguir a “carahuevos” que la tengan. En mi caso, podría decir que tengo un TL “cultureta”, por si se me pega algo.
  • No sólo se han de transmitir contenidos del s. XXI, hay píldoras de cultura popular que son tuits, antes de que twitter existiera.
  • Arte, mucho arte, de palabra y de imágenes; hay gente capaz de hacer virguerías con letras, símbolos, palabras…

  • En el próximo Diccionario de la RAE aparecerán: “tuiter”, “tuit” y “tuitear”; una prueba más de la velocidad vertiginosa, otras palabras tardan décadas en ser aceptadas.
  • Historias de amor que se cuecen en las redes y no voy a mencionar a nadie que si el mundo es pequeño, twitter más.
  • Sentir felicidad y tristeza ajena, fruto de la empatía necesaria.
  • Autobombo, ¡cómo le gusta a algunos! exaltador de egos. Sí, lo he repetido, para darle bombo al autobombo.
  • Exaltador de amistad también, a veces hay tuits de lo más empalagoso.
  • ¡Números al poder! Ya sean ordinales: “mi primer tuit”, o cardinales: “¡uno para 1000!”, “tuit 666”.
    ¿La coincidencia de ceros, unos y seises querrá decir algo?

  • Ver la televisión a través de twitter, no habré visto más de media hora de #MasterChef, uno de los últimos éxitos televisivos, pero no puedo decir que me lo haya perdido, mi TL se veía inundado de multitud de comentarios sobre el programa. El propio Tony Wang (@TonyW), Director General de Twitter en Europa, hizo referencia en las jornadas “Talking about Twitter” del pasado junio en Granada, al buen uso de hashtag en programas de televisión.
  • Meterte en conversaciones ajenas, nunca lo harías en el autobús, escuchas en silencio, pero twitter te insta a participar.

FOTOS…

  • Disfruto viendo desde la pantalla lugares variopintos, hay quien dice que es para dar envidia, para presumir; si es así, conmigo no lo consiguen, me gusta.
  • “Foto twitter“, “foto facebook“, esa nueva pose poniendo morritos y con el pulgar hacia arriba; por no hablar de las fotos de pies, con un carrete de 24 que había que llevar a revelar ibas a tirar una foto hacia los pies, ¡ni loca!
  • Todo esto sin denostar la imagen y el contenido audiovisual, tan atractivo y clarificador en la mayoría de las ocasiones.

PEROS…

  • No mirar, ver el mundo a través de una pantalla. ¡Ojo! parar y observar; el mundo Online se nutre del mundo Offine y viceversa. A veces voy en el metro, levanto la vista del móvil y miro a mi alrededor, ese es el momento en el que lo guardo y retomo viejos hábitos: observar.
  • “Sobreinformación”, “infoxicación”, “socialholic”.

Todo no pasa en twitter

La Tierra tiene más de 7000 millones de habitantes, el planeta tuitero está formado por 500 millones de usuarios (que no es lo mismo que personas) de los cuales activos sólo son la mitad, y con activos quiero decir que alguna vez hayan tuiteado; pero de esos 7000 millones, de esos 500 millones de usuarios, los que realmente mantienen vivo twitter es un porcentaje mínimo.

APRENDER, DESCUBRIR, COMUNICAR, COMPARTIR, DIVERTIRSE…

TRINAR, PÍAR, VOLAR…

Anímate y añade algún punto en cualquiera de las categorías, ¿cómo es tu mundo tuitero?